Todo el mundo sabe que tu madre es una bruja

21,00 IVA incluido

Título: Todo el mundo sabe que tu madre es una bruja
Autora:
Rivka Galchen
Traducción: Inga Pellisa

Publicación: 7 de febrero de 2024
Páginas: 376 | ISBN: 978-84-127632-4-9


Corre el año 1618 en un pueblecito alemán llamado Leonberg. La peste se extiende imparable, y la guerra de los Treinta Años ha comenzado. La anciana Katharina Kepler, viuda y analfabeta, es conocida en el vecindario por sus remedios a base de hierbas y por el éxito cosechado por su hijo mayor, Johannes Kepler, reconocido matemático y astrónomo. Este hecho bastaría para poner celoso a cualquiera, pero es que, además, Katharina anda siempre metiéndose en los asuntos de la gente. Por eso cuando Ursula Reinbold la acusa de brujería, a pesar de lo insólito del hecho, a nadie parece extrañarle. Amenazada por la ruina financiera, la tortura e incluso la ejecución, Katharina le relata su versión de la historia a Simon Satler, amigo, vecino y viudo solitario que guarda algunos secretos.

Basado en un hecho histórico pero impregnado de la imaginación, el astuto sentido del humor y el ingenio que caracterizan a Rivka Galchen, Todo el mundo sabe que tu madre es una bruja es el apasionante relato de una mujer víctima de una agresión colectiva y del miedo histérico, y de una familia que se ve abocada a la desgracia por culpa de la superstición y las calumnias. Un libro que aborda la crueldad de las cazas de brujas de la Europa moderna y que indaga en la demonización de la mujer que envejece, el tejido de la mentira y el poder de los afectos.

Hay existencias

Share

Descripción

«Una novela hermosa, tan cómica como perturbadora, escrita con esa inteligencia bienhumorada tan propia de Rivka Galchen».

Alejandro Zambra

«Me encanta Rivka Galchen y todo lo que escribe».

César Aira 

 

Los libros más esperados de febrero: caza de brujas, una distopía cómica y una asesina en serie foodie en Mujer Hoy

 

Rivka Galchen (Toronto, 1976) es escritora y periodista. Colabora habitualmente con medios como The New Yorker, Harper’s, The London Review of Books y The New York Times, y es autora de los libros Atmospheric Disturbances, American Innovations, Pequeñas labores y Everyone Knows Your Mother Is a Witch (de próxima aparición en esta casa editorial). Ha recibido numerosas distinciones, entre ellas las becas Guggenheim y Rona Jaffe, el Berlin Prize y el William Saroyan International Prize de ficción.

En 2010 The New Yorker la incluyó en su lista de «Los mejores 20 escritores menores de 40 años».

Todo el mundo sabe que tu madre es una bruja es ferozmente original. Rivka Galchen parte de la historia de Katharina Kepler —madre del reconocido astrónomo Johannes Kepler, quien fue acusada de brujería por un pueblo movido por la envidia y el recelo, y amenazada con la tortura y hasta la ejecución—, para presentar una combinación de novela histórica y de aventuras que provoca y entretiene al mismo tiempo. Pese al horror latente de cada página de esta historia, Galchen nos regala una obra con un humor mordaz que arroja luz sobre el presente. Una historia de total actualidad protagonizada por todo un icono feminista que trata sobre las cazas de brujas en la Europa moderna, la fina línea entre la verdad y la mentira y el poder de la calumnia en la reputación de la mujer.

 

«Ocurrente, pícaro, dinámico y mordaz; una maravilla».

Kirkus

«Una mirada absorbente sobre los derechos de las mujeres y el “crimen” de la brujería. Altamente recomendado».

Library Journal

«Cautivadora, hipnotizante… Es un deleite rotundo».

Publishers Weekly

«Deslumbra por su humor, su inteligencia y la riqueza del mundo que crea».

Kirkus

«Galchen es una inventora y fabuladora de primer orden. […] El mundo que crea Galchen se siente más que real. Embrujado».

Kevin Lozano, Vulture

«Una lectura compulsiva».

Diego Baez, Booklist

KATHARINA KEPLER

Katharina Kepler (1546 – 1622), de soltera Katharina Guldenmann, fue la madre del ilustre astrónomo y astrólogo Johannes Kepler. En 1615, Lutherus Einhorn, regidor de Leonberg, inició un gran juicio por brujería contra 15 mujeres, condenando a muerte y ejecutando a 8 de ellas. Actuó de acuerdo a la voluntad del gobierno y del público, que había pedido que se iniciara una investigación por brujería contra estas mujeres, entre las que se incluía Katharina, ya que una vecina, Ursula Reinbold, la había acusado de haberla envenenado con una poción tras una discusión entre ambas.

Johannes Kepler tomó bajo su responsabilidad la defensa de su madre, con la ayuda de su Universidad, la de Tubinga. Un estudiante amigo suyo, Christopher Besoldus, le asistió jurídicamente. Su hijo se la llevó a Linz, en 1616. Años más tarde, de vuelta en Leonberg, fue arrestada y encarcelada durante catorce meses. La informaron de las torturas que recibiría con el fin de coaccionarla e intentar asustarla, pero estas amenazas no surtieron efecto: Katharina no confesó nada. En octubre de 1621, finalmente Johannes Kepler logró que la liberaran. Siete meses después, murió.

 

LAS CAZAS DE BRUJAS

Se conoce como caza de brujas a la persecución y asesinatos masivos que tuvieron lugar en los pueblos germánicos, anglosajones y franceses entre el siglo XV y el siglo XVII, en donde decenas de miles de personas, sobre todo mujeres, fueron encarceladas y ejecutadas por practicar la brujería, incluyendo en ese término una amplia serie de actos y circunstancias, desde la medicina practicada por mujeres, la elaboración de brebajes y medicamentos, la adivinación y la magia, hasta conductas sexuales y sociales rechazadas por las autoridades religiosas, e incluso marcas en el cuerpo.

El hecho también es conocido como quema de brujas, ya que la hoguera era una de las formas habituales de ejecución de las personas condenadas por brujería. Base para la persecución masiva de mujeres por la Iglesia y por la justicia civil, fue la idea, extendida entre teólogos y juristas, de una conspiración del Demonio para acabar con la Cristiandad. Como destacó el historiador Michel Porret, «desde el final de la Edad Media, los demonólogos teorizan esta figura de la bruja, enemiga del género humano, capaz de interceder por el mal, encarnación del pecado original. Pese a todo, durante la caza de brujas, nadie fue nunca detenido en flagrante delito de sabbat. Ni caldero ni escoba figuraron como pruebas. Ningún juez vio el vuelo nocturno de las brujas. Sin embargo, según la gramática pecaminosa del desorden social, del miedo del mal y del crimen de lesa majestad para el filósofo francés Jean Bodin, los crímenes detestables imputados a los satánicos bajo tortura justifican su expiación penal por el fuego y la soga».

 

«Hay dos cosas que una mujer ha de hacer sola: creer por sí misma y morir por sí misma».

Información adicional

Dimensiones20 × 13 × 1 cm